[ impuesto a las ganancias. compras a monotributistas. límite deducible

A.     Fuente

Dictamen (DAT) 9/2009 – 27/02/2009

 

 

 

 

B.     Sumario

La limitación establecida en los artículos 30 de la Ley N° 24.977 y su modificación y 39 de su Decreto Reglamentario, refieren a la totalidad de las compras referidas a los costos y gastos del ejercicio fiscal, sin distinción de categorías de ingresos, según las normas del Impuesto a las Ganancias.

La deducción especial establecida en el artículo 86 de la Ley de Impuesto a las Ganancias se vincula con una especie de amortización sobre el valor del bien activado y posteriormente transferido en forma definitiva o no, no correspondiendo consecuentemente tomar la compra de dicho bien a los efectos del cálculo del límite establecido en el artículo 30 de la Ley N° 24.977 y su modificación.

En lo que refiere a los demás gastos vinculados a la segunda categoría, puede corresponder su consideración para el cálculo del límite establecido en el referido artículo 30 de la Ley de Monotributo.

Por último el artículo 86 de la Ley de Impuesto a las Ganancias en sus incisos a) y b) refiere a Deducciones Especiales de la segunda categoría, correspondientes a bienes transferidos que generan regalías, no guardando ésta relación alguna con las deducciones generales admitidas por la Ley del tributo, definidas como aquellos gastos necesarios para obtener, mantener y conservar la fuente (artículos 17 y 80 de la Ley N° 20.628 y sus modificaciones).

 

C.     Texto del dictamen

I. Las presentes actuaciones tienen su origen en sendas presentaciones efectuadas por la contribuyente del epígrafe, consultando, en el marco del impuesto a las ganancias, si a los fines de la deducción de los gastos respaldados por comprobantes emitidos por monotributistas, los límites que dispone el artículo 30 de la Ley N° 24.977 y su modificación deben considerarse en función al total de compras, locaciones o prestaciones correspondientes a un mismo ejercicio fiscal o si tales porcentajes deben considerarse dentro de cada categoría de ingresos según las normas de la Ley de Impuesto a las Ganancias.

Solicita además se le aclare si las disposiciones del artículo 86 de la Ley de Impuesto a las Ganancias - deducciones especiales de la segunda categoría - limitan lo dispuesto por el citado artículo 30 de la Ley de Monotributo.

Sobre el particular, la consultante entiende que tales límites resultan aplicables a todas las erogaciones - sin distinción de categorías de ingresos - fundamentando su opinión en la interpretación que realiza del inciso c) del artículo 39 del Decreto N° 806/04.

II. En primer lugar, cabe señalar que si bien la Ley de Impuesto a las Ganancias permite deducir los gastos pertinentes a la ganancia bruta que hubiesen obtenido en cada categoría las personas físicas y/o sucesiones indivisas, para el caso de compras o gastos efectuados a sujetos monotributistas, el artículo 30 de la Ley N° 24.977 y su modificación - Régimen Simplificado para pequeños contribuyentes- establece que "Los adquirentes, locatarios o prestatarios de los sujetos comprendidos en el presente régimen sólo podrán computar en su liquidación del impuesto a las ganancias, las operaciones realizadas con un mismo sujeto proveedor hasta un total del diez por ciento (10%) y para el conjunto de los sujetos proveedores hasta un total del treinta por ciento (30%), en ambos casos sobre el total de las compras, locaciones o prestaciones correspondientes al mismo ejercicio fiscal...".

Agregando su segundo párrafo que el Poder Ejecutivo Nacional "... podrá reducir los porcentajes indicados precedentemente hasta en, un dos por ciento (2%) y hasta un ocho por ciento (8%), respectivamente...".

Destacando su tercer párrafo que la limitación indicada no se aplicaría "...cuando el pequeño contribuyente opere como proveedor o prestador de servicios para un mismo sujeto en forma recurrente..."

Ahora bien, en uso las facultades conferidas el Poder Ejecutivo nacional mediante el artículo 39 del Decreto Reglamentario de la Ley N° 24.977 y su modificación dispuso que: "Los adquirentes, locatarios o prestatarios de los sujetos adheridos al Régimen Simplificado (RS), por las operaciones efectuadas con éstos, sólo podrán computar en su liquidación del impuesto a las ganancias:

a) Respecto de un mismo proveedor: hasta un DOS POR CIENTO (2%), y

b) respecto del conjunto de proveedores: hasta un total del OCHO POR CIENTO (8%).

c) Los porcentajes señalados en los incisos precedentes se aplicarán sobre el total de compras, locaciones o prestaciones correspondientes a un mismo ejercicio fiscal".

Se recuerda no obstante que dicho límite posee una excepción para las operaciones realizadas en forma recurrente con un mismo proveedor, en cuyo caso los montos involucrados podrán ser computados íntegramente.

Como puede apreciarse la Ley y su Decreto Reglamentario establecen pautas claras y precisas, respecto al sujeto que se encuentre en el régimen general y contrate con un monotributista no recurrente, al establecer límites al cómputo de dichos gastos.

También resulta claro de interpretar que las pautas contenidas en los artículos 30 de la Ley y 39 de su reglamentación, limita las operaciones a deducir en el Impuesto a las Ganancias efectuadas con contribuyentes no recurrentes que revistan el carácter de monotributistas, por la totalidad de las compras, locaciones o prestaciones del ejercicio fiscal, sin que la norma legal como su decreto reglamentario efectúe distinción alguna por categoría de ganancias.

Nótese además que el límite en cuestión se vincula al gasto, por lo que este servicio asesor interpreta que cuando la ley y su decreto refieren al total de las compras, locaciones o prestaciones, las mismas deben estar correlacionadas con costos y gastos del ejercicio fiscal, y no con la adquisición de bienes de uso.

Aclarada la aplicación amplia del límite al respectivo ejercicio fiscal de la persona física y/o sucesión indivisa corresponde a continuación resolver la segunda parte de la consulta, la cual se encuentra vinculada a esclarecer si las disposiciones del artículo 86 de la Ley de Impuesto a las Ganancias limitan lo dispuesto por el artículo 30 de la Ley de Monotributo.

A tal efecto corresponde en primer término recordar que el mencionado artículo refiere a deducciones especiales vinculadas a la segunda categoría del Impuesto a las Ganancias, más precisamente con los ingresos vinculados al concepto de regalías.

Así el mencionado artículo considera que los beneficiarios de regalías residentes en el país podrán efectuar las siguientes deducciones:

"...a) Cuando las regalías se originen en la transferencia definitiva de bienes - cualquiera sea su naturaleza - el VEINTICINCO POR CIENTO (25%) de las sumas percibidas por tal concepto, hasta la recuperación del capital invertido, resultando a este fin de aplicación las disposiciones de los artículos 58 a 63, 65 y 75, según la naturaleza del bien transferido.

b) Cuando las regalías se originen en la transferencia temporaria de bienes que sufren desgaste o agotamiento, se admitirá la deducción del importe que resulte de aplicar las disposiciones de los artículos 75, 83 u 84, según la naturaleza de los bienes."

Corresponde destacar aquí que los artículos 58 a 63, 65, 75, 83 y 84 de la Ley de Impuesto a las Ganancias refieren a distintas situaciones de valorización de bienes y de corresponder, de las amortizaciones respectivas.

Además el mencionado dispositivo agrega que las "...deducciones antedichas serán procedentes en tanto se trate de costos y gastos incurridos en el país. En caso de tratarse de costos y gastos incurridos en el extranjero, se admitirá como única deducción por todo concepto (recuperación o amortización del costo, gastos para la percepción del beneficio, mantenimiento, etc.) el CUARENTA POR CIENTO (40%) de las regalías percibidas."

Por otra parte, su último párrafo determina que las "... normas precedentes no serán de aplicación cuando se trate de beneficiarios residentes en el país que desarrollen habitualmente actividades de investigación, experimentación, etc., destinadas a obtener bienes susceptibles de producir regalías, quienes determinarán la ganancia por aplicación de las normas que rigen para la tercera categoría."

Como puede apreciarse el referido artículo 86 de la Ley N° 20.628 distingue tres casos, referidos a la cesión de bienes efectuadas por personas físicas:

1) Quienes transfieran bienes en forma definitiva.

2) Quienes transfieran bienes en forma temporaria

3) Quienes realicen habitualmente actividades de investigación y experimentación.

Dentro de estos casos sólo los dos primeros establecen pautas de deducción que podrían plantear el supuesto conflicto normativo expresado por la consultante, atento que el mismo establece como deducción especial para el caso de cobro de regalías por entrega de un bien - en forma definitiva o transitoria -, de un monto máximo vinculado a un porcentual del ingreso obtenido.

Centrándonos en ello, podemos afirmar, que la deducción especial establecida en el artículo 86 de la Ley de Impuesto a las Ganancias se vincula con una especie de amortización sobre el valor del bien activado y posteriormente transferido en forma definitiva o no, no correspondiendo consecuentemente tomar la compra de dicho bien a los efectos del cálculo del límite establecido en el artículo 30 de la Ley N° 24.977 y su modificación.

Es decir que el artículo 86 de la Ley de Impuesto a las Ganancias en sus incisos a) y b) refiere a Deducciones Especiales de la segunda categoría, correspondientes a bienes transferidos que generan regalías, no guardando ésta relación alguna con las deducciones generales admitidas por la Ley del tributo, definidas como aquellos gastos necesarios para obtener, mantener y conservar la fuente (artículos 17 y 80 de la Ley N° 20.628 y sus modificaciones).

En lo que refiere a los demás gastos vinculados a la segunda categoría, si puede corresponder su consideración para el cálculo del límite establecido en el referido artículo 30 de la Ley de Monotributo.

 

D.     Fuente

Grupo Enlace AFIP – Consejo C.A.B.A. – 8/2004

 

 

 

E.     Pregunta

¿Cuál es la responsabilidad y, en su caso, el procedimiento a aplicar por parte de los agentes de retención y percepción que efectúan pagos a monotributistas en las siguientes circunstancias: a) la empresa le efectúa un solo pago que supera el importe de $ 72.000 (en el caso de tratarse de locaciones o prestaciones de servicios) o $ 144.000 (en el caso de tratarse del resto de las actividades comprendidas en el régimen); b) la empresa le efectúa pagos que superan en los últimos 12 meses -según sus propios registros- el importe de $ 72.000 o $ 144.000 según fuere la actividad que desarrolla?

F.     Respuesta

Si bien se superan los importes topes establecidos, el agente de retención no debe actuar en tal carácter, ante la inexistencia de normas legales al respecto.

 

G.     Fuente

Grupo Enlace AFIP – Consejo C.A.B.A. – 6/2005

 

 

 

 

H.     Pregunta

El art. 30 del anexo de la Ley Nº 25.865 trata el caso de los pequeños contribuyentes que son proveedores en forma recurrente. El art. 36 de la Resolución Nº 1699 prevé que tienen ese carácter las operaciones con cada proveedor "en el ejercicio fiscal" que supere la cantidad de 23 en el caso de compras y 9 en el caso de locaciones o prestaciones. Una interpretación literal de la expresión "ejercicio fiscal" puede llevar a que si un sujeto realiza 10 operaciones de compra con un nuevo proveedor en los últimos 3 meses del ejercicio y 20 en los primeros 4 del siguiente, quedaría excluido del cómputo del gasto, por cuanto en ninguno de los dos ejercicios se llega al límite de 23. Una interpretación razonable puede ser que el límite fijado para el "ejercicio anual" se entienda como 12 meses y, en consecuencia, corresponda efectuar un cálculo porcentual en función de los meses que haya actuado con ese mismo proveedor desde el inicio de la relación hasta el cierre del ejercicio. ¿Cuál es el criterio de la Dirección?

I.     Respuesta

Se aplica el criterio de ejercicio fiscal, por lo que tal comparación debe hacerse al cierre del balance comercial. No se aplica la aludida comparación en el período de los últimos 12 meses.